Criptografía Cuántica

Posted on 4 diciembre, 2011 by JPN.
Categories: Colaboraciones, curiosidades, Varios.

  Por Javier Pérez Nieto

En el artículo de hoy voy a dejar de lado las cuestiones metafísicas y psicológicas para tratar un tema, que si vien ya tiene su tiempo, creo no ha sido tratado o difundido de una manera conveniente.

Desde mi punto de vista – el de JPN – considero que las implicaciones son más que interesantes, aunque deberá ser usted quien las atisbe.

La criptografía cuántica, en síntesis,  es un tipo de criptografía que utiliza los principios de la mecánica cuántica para garantizar la absoluta confidencialidad de la información que se pretende transmitir.

Las actuales técnicas de criptografía cuántica permiten a dos sujetos crear, de forma segura, una clave secreta compartida – un cifrado – que puede ser usada como llave ( key, clave y llave) para cifrar y descifrar mensajes usando métodos de criptografía simétrica.

Todo este rollo técnico no sirve sino para ponerle en antecedentes ya que tal criptografía fue propuesta como como idea en la década de los años 1970 – aunque no sería  hasta 1984 cuando se publicase su primer protocolo-.

Una de las propiedades más importantes de la criptografía cuántica es que si un tercero intenta hacer lo que en inglés se llama eavesdropping (escucha secreta, en traducción libre), el proceso se altera detectándose al intruso antes que se trasmita información privada.

Esto es una consecuencia del principio de incertidumbre de Heisenberg, que nos dice que el proceso de medir (observar, cuantificar) en un sistema cuántico perturba dicho sistema.

Tal cuestión fue presentada el  12 de marzo del año 2010 en Madrid (Universidad Politécnica de Madrid), en un acto que contó con la participación, entre otros, de Nicolas Gisin, fundador de IdQuantique, GAP de la Universidad de Ginebra, y de Ignacio Cirac, Max-Planck Institute.

La seguridad de la criptografía cuántica se asienta en la bases de la mecánica cuántica, a diferencia de la criptografía de clave pública tradicional, la cual descansa en supuestos de complejidad computacional no demostrada de ciertas funciones matemáticas.

La criptografía cuántica está cercana a una fase de producción masiva, utilizando láseres para emitir información en el elemento constituyente de la luz, el fotón, y conduciendo esta información a través de fibras ópticas.

La mecánica cuántica describe la dinámica de cada partícula cuántica (fotones, electrones, etc.) en términos de estados cuánticos, asignando una probabilidad a cada posible estado de la partícula por medio de una función.

La herramienta de Gisin (quantum cryptography), depende de la física cuántica aplicada a dimensiones atómicas y puede transmitir información de tal forma que cualquier intento de descifrar o escuchar será detectado.
Esto es especialmente relevante en un mundo donde cada vez más se utiliza el Internet para gestionar temas. Según Gisin, “comercio electrónico y gobierno electrónico solo serán posibles si la comunicación cuántica existe”.
Dicho de otro modo: El futuro tecnológico depende en gran medida de la “ciencia de los secretos”.