El buen pastor… Proselitismo Zionista

Posted on 30 abril, 2007 by Administrator.
Categories: Control social.

Es Jeff Applegate un agente de la OSS (en la actualidad CIA), el film comienza “dramatizando” la fracasada invasión de Cuba del 61, un flash Back nos lanza a los orígenes de James Wilson (Jeff Applegate), en la que accede a los Skull & Bones, en esta parte la película le quita muchísimo hierro a la dura realidad de esta organización secreta, asimismo desmitifica los rumores satánicos con inocentes escenas de carnaval, en resumidas cuentas, trata de hacer de los S&B algo meramente anecdótico, es la idea que Robert de Niro (Director y actor) trata de inculcar al espectador, no es de extrañar, ya que De Niro (especialista en papeles de mafioso) necesita lavar la cara a esta organización Ocultista-sionista, si bien es cierto que buen número de los BonesMen pasaron por la OSS y la CIA en la realidad, el film trata de hacer de este hecho algo trivial.

En resumidas cuentas, un lavado de cara de ambas organizaciones, algo así como si presentasen a Charles Manson como un respetable cirujano plástico.

James Wilson (el agente de la CIA), esta diseñado como un hombre discreto, patriota y que lucha por ser un buen padre y ciudadano, algo incompatible con un agente de campo de la CIA.

De manera Obstinada, De Niro, insiste en aderezar cualidades humanitarias a James Wilson tales como hombre piadoso e informador del FBI (pero solo lo hace por amor a su patria…claro), asimismo su debilidad por las mujeres desfavorecidas (con defectos físicos y algo feillas) y su desprecio por las mujeres “10” es algo que sobrepasa los limites de la ciencia ficción y roza lo insultante. Panorama tan ficticio que resultaría solo creíble en Star Wars.

Los dulces ágapes de los Skull&Bones en “la isla” es otro aderezo que mas que inutilmente trata nuevamente de lavar la cara a los BonsMen, a mi juicio resulta cínico, la obsesiva idea de presentar a estos “terroristas” de guante blanco como apacibles burgueses de clase media alta que solo buscan el bien de pueblo, es como pretender convencernos que Adolf Hitler se corto el prepucio y se paso al judaísmo en los últimos instantes de su vida.

Tratan de convencernos de que al termino de la segunda guerra mundial, los norteamericanos despreciaban a los agentes de inteligencia alemana y los entregaban a los “cazanazis”, nada mas lejos de la realidad, las innovadoras ideas de la inteligencia alemana fueron adoptadas por la CIA en su fundación en 1947, gracias a los numerosos agentes de los servicios secretos nazis que fueron incorporados en la CIA por el programa de integración Paperclip.

En resumidas cuentas, mas que una película resulta un panfleto propagandístico que nos trata de tomar el pelo.

En fin, si queréis ver alguna película interesante, alejaos de este bodrio de casi 3 horas, con poca acción, aburrida, mucho proselitismo y demagogia.

Sinceramente… pensáis realmente que los agentes de “campo” de la CIA son buenos pastorcillos o… quizás son temibles lobos.

y…¿Acaso habéis visto alguna vez algún lobo cuidar ovejas?