La guerra de Vietnam y los asesinatos de M. Luther King y Robert Kennedy.

Posted on 25 junio, 2009 by CAR.
Categories: Conspiración, imperialismo, Muertes Sospechosas.

En un espacio de 2 meses (abril-junio), en 1968, Martin Luther King y Robert Kennedy fueron asesinados, según la versión oficial, por un asesino que supuestamente actuó en solitario en ambos casos, pero cuando se empieza a profundizar un poco en la historia, vemos muchos puntos oscuros en torno a las circunstancias que rodean a estos trágicos sucesos, que no se ajustan con lo que el poder nos contó hace 41 años (como la imposibilidad de que los asesinos pudieran actuar en solitario, en ambos crímenes).

Tanto Martin Luther King como Robert Kennedy se caracterizaron por ser dos carismáticos líderes que se opusieron decididamente a la guerra del Vietnam. Esta guerra era una inagotable fuente de riqueza para el complejo armamentístico-militar de los EE.UU. y de sus socios (mafia y políticos y empresarios corruptos) y Robert Kennedy, que había presentado su candidatura a la presidencia, estaba decidido a terminar con ella.

El asesinato de Martin Luther king fue un aviso para Robert, pero éste no cambió en nada su dircurso tras la muerte del doctor King, por lo que dos meses después sería ejecutado por los poderes que gobiernan en la sombra los EE.UU. los mismos que años atrás habían asesinado a su hermano.

En este punto conviene recordar unas palabras de Maquiavelo, de su obra “Del arte de la guerra”:
“(…) Quienes se valen de ella (la guerra), sean grandes o pequeños, no pueden ser de otra manera (rapaces, fraudulentos o violentos), porque ese oficio no los alimente en la paz. (…) Y de no querer la paz provienen los engaños que los jefes militares urden contra quienes los controlan, para que la guerra dure.” (Libro primero)

La muerte de Martin Luther King y Robert Kennedy no sirvió sólo para enterrar a dos hombres, sino más bien para sembrar las semillas de futuras generaciones, que verán en estos actos de terrorismo de Estado y, sobre todo, en el ejemplo de estos hombres, la necesidad de poner fin al orden criminal del mundo.