Sin ir más lejos…

Posted on 14 febrero, 2012 by JPN.
Categories: Científicos, Colaboraciones, curiosidades, Enigmas, Liberación, Otro mundo, Varios.

En este nuevo artículo quiero hablarles de un hecho que – como poco – es extremadamente singular. Sin, todavía, lanzar las campanas al vuelo, decir que podríamos estar ante un hallazgo que por sus características, podría suponer el replanteamiento de diversas teroías dentro de diversas disciplinas científicas, tales como la astrología, la biología y la astrobiología.

Fuen en 1918 que el químico sueco Svante Arrhenius, galardonado con el Premio Nobel de Química en 1903, describiera a Venus como un planeta verde y húmedo, en el cual la vida sería similar a la del Período Carbonífero terrestre.

Aunque con la aparición de nuevos datos, la posibilidad de la existencia de formas de vida en Venus, a partir de la década de 1950, pasó a ser algo aparentemente imposible.

El planeta  está situado en una posición cercana al Sol  (comparado con la Tierra), lo cual – en teoría – provoca que las temperaturas de la superficie del planeta ronden los 500 grados centígrados. Por otro lado, la presión atmosférica de Venus es 90 veces la de la Tierra.

Si le ha preocupado alguna vez el efecto invernadero, el de Venus – en teoría, otra vez – hace que la vida tal como  la conocemos sea un fenómeno altamente improbable. Aunque bien es cierto que en las capas altas de la atmósfera, suficientemente alejadas de la superficie podrían darse condiciones  aceptables para el sostenimiento de cierto tipo de organismos. Aunque tal posibilidad – tengo que decir – es bastante improbable por una serie de cuestiones que no enumeraré por no aburrir.

Los análisis de los datos aportados por las sondas  Venera, Pioneer Venus y Magallanes,  han (del verbo haber) encontrado sulfuro de hidrógeno (H2S) y dióxido de sulfuro (SO2) en la atmósfera superior, así como sulfuro de carbono (OCS).

Tales gases implican que algo debe estar presente para producirlos. Sobre todo el sulfuro de carbono, ya que es extremadamente difícil de producir con procedimientos basados en la química inorgánica. Lo gracioso es que este compuesto es considerado como, y cito textualmente: “indicador inequívoco de vida”.

Leonid Ksanfomaliti científico del Instituto de Estudios Espaciales de la Academia de Ciencias de Rusia sostienen que la prueba de existencia de vida en el palneta Venus – lo ha leído bien – podría encontrarse en las fotos de la superficie venusiana que tomaron las sondas Venera  en las décadas de 1970-80.

Figura 1.- Ksanfomaliti.

Según Ksanfomaliti, en las imágenes “se detectaron objetos de tamaño notable, de 10 a 50 centímetros, que aparecían, mutaban o desaparecían, y cuya presencia […] en las imágenes difícilmente se explica por las interferencias”.

Figura a.

Figura b.

Figura c.

Figura d.

Tras el análisis – siempre según Ksanfomaliti – de múltiples fotografías, se aprecian objetos similares a un ‘disco’, un ‘parche negro’ y un ‘escorpión’, ha declarado. Incluso esgrime como, a tenor de la secuencia, la especie de escorpión habría quedado enterrado en la arena tras el aterrizaje para salir de nuevo después a la superficie.

Ahora ya conocen la historia.

Si he de ser sincero, me gustaría que tal cosa fuese cierta y existiese vida en Venus. Pero dado que las pruebas de la vida en Venus se basan en las tales fotografias, me voy a permitir dudar de las afirmaciones de Ksanfomaliti y analizar yo mismo las imágenes no fuera a ser que pareidolia por medio – cosa que, volviendo a ser sincero, me llama particularmente la atención – no fuesen sino sombras o artefactos de la imagen.