Publicidad Subliminal

  

 

Hoy les voy a prensentar uno de esos artículos que podrían considerarse como un desvarío.

 

El caso es que en la publicidad se están implementando técnicas que si bien son desde antaño conocidas, ahora están llegando a cotas inimaginables.

Demostrado está que no sólo se pueden percibir sutiles matices en el mensaje de los anuncios publicitarios  (de hecho se añaden exprofeso).

Y de eso les voy a hablar, de un aditivo, aunque quizás convendría mejor llamarlo  “falta de referente”.

La cuestión es simple: Nuestros sentidos no están lo suficientemente afinados como para distinguir los sonidos que acompañan el nuevo anuncio de Nestlé – la misma Nestlé que comete tantas tropelías en lo alimentario – sobre su producto Purina PetCare.

Si usted tiene un perro le propongo un experimento: Coga a su perro y visualicen juntos tal anuncio. 

En seguida verá cómo el canido sí que está escuchando algo. Un algo que usted no será capaz de percibir. Su mascota volcará su atención inmediatamente hacia el anuncio y usted, cuanto menos, sorprendido.

Un sonido inaudible para los humanos pero muy sonoro para estos animales. Eso es lo que suena de fondo en este anuncio de comida para perros.

A esto se lo conoce por el nombre de publicidad subliminal persiguiendo que el dueño del perro piense que su compañero de cuatro patas está vivamente interesado en el anuncio (léase producto) cuando le vea mirar la tele con inusitada atención. Pensando que es otro motivo y no el expuesto el que atrae al animal.

Aquí pueden ver el video, en lengua extranjera (por supuesto, así usted tendrá menos idea).