Ontología

Posted on 23 julio, 2011 by JPN.
Categories: Colaboraciones, curiosidades, Enigmas, Liberación, Oculto, Varios.

   

 

Es mi propósito hablarles de una de las herramientas que considero fundamentales a la hora de discernir sobre la veracidad de ciertos asuntos. En posteriores artículos les hablaré de otras tan necesarias como interesantes. Pero hoy, les vengo a hablar sobre la ontología. Que dicho sea, es cosa que se practica más a menudo de lo que uno cree.

Ontología es una voz proveniente del griego οντος (ontos), ser o estar; y λóγος (logos), razonamiento.

La ontología – perteneciente a la filosofía – es una parte de la metafísica que se dedica “al estudio de lo que hay”.

Puede decirse que la ontología es la investigación del ser en tanto que ser, en general, más allá de cualquier otra cosa en particular, es o existe. Así mismo, también se puede decir que es el estudio de los seres en la medida en que existen, y no en la medida en que hechos particulares obtienen de ellos una serie de propiedades particulares. Más específicamente, la ontología determina qué categorías del ser son fundamentales, preguntándose si  los objetos que se encuentran en esas categorías  puede ser calificados de “seres”, y en qué sentido.

Dicho de otra manera: La ontología estudia la existencia o no existencia de ciertas entidades y la manera en que se relacionan entre sí en caso de existir.

La gran parte de las preguntas que a lo largo del correr del tiempo se han dado en la filosofía sólo pueden ser entendidas y razonadas desde la ontología: ¿Existe Dios? ¿Existen entidades mentales, como son las ideas y los pensamientos? ¿Existen entidades abstractas, como los números o los conjuntos? ¿Existen los universales?

Un tema bastante peliagudo (si puede llamarse tal).

La ontología nos dice que de las entidades que existen, que forzosamente han de pertenecer a una de dos categorías dadas: Entidades concretas o entidades abstractas. Por ejemplo, los conceptos, conjuntos o números, a menudo son interpretados como entidades abstractas, mientras que astros, ríos, montañas o personas son interpretados como entidades concretas. Y aunque esto nos pueda parecer una de esas verdades de Perogrullo en realidad la única manera – por llamarlo de algún modo – para separar las unas de las otras es mediante el uso de la intuición. Luego esto vendrá acompañado de la lógica (con lo falso, lo falaz y lo verdadero) y una serie de cosas en las que prefiero no meterme, pero en esencia es la intuición quien discrimina las unas de las otras.

Esto aparte, diré que la ontología nos presenta un concepto sumamente interesante y es el de los universales.

No es que tales universales sean un patrimonio exclusivo de la ontología, no, pero es esta una disciplina que los maneja y estudia con asiduidad.

Los universales son los supuestos referentes de los predicados como “verde”, “áspero”, “amigo” o “insecto”.

La existencia de los universales se emplea para justificar nuestra manera de hablar acerca de los individuos. El ejemplo típico es el decir de una planta que “es verde”,  dado que la planta posee el universal verde, o porque éste esta presente en ella. Ya que siendo (el verde), algo distinto de la cosa (la planta), está sin embargo presente en ella y en otras tantas.

Los universales, por lo tanto, tienen la particularidad de poder estar presentes en varios lugares u objetos al mismo tiempo, de ahí el distingo con respecto de los individuos, que no pueden. Solo que existe un pequeño problema: ¿Los universales existen?

Puede ser que sí, como puede ser que no. En caso que así sea, la pregunta es ¿Cuál es su naturaleza? ¿Existen en las cosas (in re), o independientemente de ellas (ante rem)?

Esto que parece tan simple de contestar es en realidad un rompecabezas como no hay dos. Ya que una cosa es expresar opinión – afirmar o negar – y otra bien distinta es dar evidencias y demostrar el argumento empleado.

La ontología se pregunta acerca de la “mente” y lo “mental”. Una cosa que creo gustará a más de cuatro.

Dado que al abrir un cráneo humano no encontramos en él la mente, las ideas o los recuerdos, sino que encontramos un trozo de materia, cabe preguntarse lo siguiente: ¿Será que lo mental es una ilusión, y que todo cuanto describimos en términos mentales puede reducirse a los procesos físicos que observa la ciencia? ¿O será, por el contrario, que lo mental es algo aunque existente, inmaterial e inobservable? La ontología, tal como es, no se contenta con estas “inocentes preguntillas”, sino que va más allá y pone un pie en el abismo. ¿Cuál es la relación entre los estados mentales (y por estado mental hablamos de la conciencia, la psique o, incluso, el alma), con los estados físicos? ¿Se trata de dos sustancias diferentes? ¿O son lo mental y lo físico una sola cosa percibida como dos cosas diferenciadas? De aquí radica la filosofía de la mente, que también es sumamente interesante.

Es por esto que la ontología es conocida como la investigación de las “propiedades trascendentales” el estudio de los conceptos que residen en el entendimiento y que tienen su uso en la experiencia, llevando tal noción hacia un sentido más inmanente.

Husserl diría de la ontología que esta es la ciencia de las esencias. Así mismo reconoce que esta puede ser formal o material, aunque la ontología formal abarca todas las materiales inclusive las del ser.

Por su parte, Heidegger afirma que existe una ontología fundamental que es llamada “metafísica de la existencia” que se encarga de descubrir “la constitución del ser de la existencia”. Ya que esta se refiere a las condiciones de posibilidad de las existencias o al ser mismo en su apertura originaria, insistiendo en diferenciar la metafísica de la ontología, ya que la primera confunde ser con ente; mientras que la segunda, parte de la premisa de que son diferentes.

Leibniz diría de ella que es “ciencia de lo que es y de la nada, del ente y del no ente, de las cosas y de sus modos, de la sustancia y del accidente”.

Hay muchos más autores que nos hablan de la ontología, aunque no los expondré por no aburrir.

Para concluir, queda preguntarse: ¿Para qué sirve la ontología?

Desde mi punto de vista, los debates metafísicos, más concretamente ontológicos, que versan acerca de la existencia o no de todo aquello, abre las puertas a nuevos estudios sobre campos hasta entonces ignorados por la ciencia. Y siendo que la ciencia es conocimiento, la ontología le sirve de peldaño sobre el que tal conocimiento, revelado como verdadero, puede erguirse. Aunque esto habría de ser corroborado por la epistemología, de la que les hablaré en un próximo artículo .