Transmundanos

Al hilo del anterior artículo, donde exponía cuatro de las teorías (que no son todas), más populares que la ciencia baraja sobre el origen del Universo,  es mi propósito exponerles en este nuevo artículo cuatro razones – que tampoco son todas -  por las que pienso (yo, no la Ciencia, o tal vez sí) que la vida extraterrestre, inteligente, tecnológicamente avanza y similar a lo que llamamos Humanidad pudiera existir.

A casi cualquiera que se le pregunte hoy día, nos dirá que es más que posible que la vida, tal cual la entendemos en su conjunto pudiera no ser patrimonio exclusivo de nuestro planeta.

Cada día, la posibilidad de que lo que llamamos vida se haya podido originar – con independencia de la línea temporal – en otras partes del Universo va afianzándose más y más. De hecho la astrobiología se encarga de la búsqueda de esta posible vida transmundana.

Algunos dicen que si bien la vida se ha podido producir ésta sería a nivel microscópico y, como mucho, desarrollarse hasta formar unos patrones de inteligencia similares a lo que conocemos como “animal”, cosa tal que no es sino una medida de la inteligencia por la que el ser humano pasa a lo largo de su existencia. Otros, sin embargo, ven plausible que la vida hubiera seguido un proceso evolutivo que la hubiese llevado a alcanzar las cotas de inteligencia humanas e incluso sobrepasarlas.

Cuatro son los razonamiento lógicos – grosso modo -que me llevan a pensar en la posible existencia de entidades meta-humanas de carácter extraterrestre, incluyéndome así en este último grupo de personas.

1.- Razonamiento Plutarquiano (de Plutarco): Es un planteamiento en el que se expone que debido a las creencias religiosas de los individuos, existen una o varias deidades creadoras del “Mundo-Universo”. Cosa que al situarlas fuera del mismo las calificaría como inteligencias avanzadas tecnológicamente, de origen extraterreno. Así mismo, según este planteamiento, lo más sencillo – es decir, lo que menos esfuerzo requiere – es suponer que tales entidades razonan como nosotros o de una forma similar, por lo que un Universo habitado única y exclusivamente por el Hombre, sería un total desperdicio en cuanto recursos y espacio.

2.- Razonamiento Lucreciano (de Lucrecio): Esta teoría puede resumirse en la aceptación plena de los procesos evolutivos que dada su naturaleza pueden igualmente ser aplicados a una escala cósmica, entendiéndose que si la vida y la inteligencia humanas se han desarrollado en nuestro planeta, en un sistema planetario que orbita en torno a una estrella ¿por qué no pudiera ocurrir esto en otras localizaciones similares a la nuestra en lo basto del Universo?

3.- Razonamiento por principio de Mediocridad (mi favorito): El principio de mediocridad nos dice que no existe nada de particular con respecto de la posición de nuestro planeta en el Universo, ni tampoco nada de especial en cuanto a la existencia de la vida y la inteligencia Humana sobre el haz de la Tierra. Esto se afianza por el hecho de que nuestra galaxia es otra más de cuantas hay, con un Sol de lo más ordinario, con unas formaciones planetarias corrientes y molientes, siendo la vida y la inteligencia humana un proceso normal dentro de los procesos de evolución biológica. Dicho esto, estaríamos inmersos en un océano de mediocridad, no habiendo razón alguna para suponer que la Humanidad sea algo especial o único, sino más bien algo normal en la inmensidad del Universo.

4.- Razonamiento Antropocentrista (Chauvinismo del bueno): Este planteamiento preconiza que el hombre es el culmen de la evolución, no teniendo ésta sentido sin el mismo. Es por ello, que la evolución, inevitablemente,  se encamina hacia formas de vida inteligentes con capacidades para el uso y desarrollo de la tecnología. Esto es lo que llamamos Humanidad. Donde haya surgido vida, – independientemente de si fue antes o después – la evolución debería de terminar en una cierta humanidad que si bien no fuera tal y como la reconocemos en nosotros mismos, sí que habría de ser bastante similar a como la entendemos. Esto vendría a ser lo que se denomina como evolución convergente. En consecuencia, la vida y la inteligencia Humana tal cual la percibimos debe de ser cosa normal en el Universo.

Estos razonamientos tan simples como intuitivos, me hacen pensar que es más que posible la existencia de otras humanidades, con unos grados de inteligencia y avances tecnológicos – como mínimo – similares a los nuestros. Aunque bien pudieran existir “infra” o “super” civilizaciones, que parece que las hubo y que las hay.

Por eso no es de extrañar, que el 85% de los encuestados a los que se les ha preguntado acerca de la existencia de posible vida e inteligencia extraterrestre, respondan que probablemente ésta deba de existir.