Homo invictus esse

Posted on 30 marzo, 2012 by JPN.
Categories: Blog.

 

Estimados lectores, oyentes y telespectadores:

Que el mundo está lleno de idoitas no es cosa nueva. Que por más que se pase uno el día bregando con ellos, no se acaban tampoco lo es.

Hemos llegado a un tiempo – yo con ustedes y ustedes conmigo – en lo que lo espureo triunfa.

Ser un malhadado, un villano con una estofa inversamente proporcional a su maldad intrínseca (y extrínseca también), es la norma hoy en día. Y no sólo es que sea la norma, no. También es que estos “mierdecillas” – por no decir cosa peor – hacen de su capa un sayo. Sayo en el que ocultan su vileza moral y lo que en justicia les pertenece a aquellos que les suponen una amenza.

Como ven, el tono de este artículo no es el habitual. Quizás está un poco subido de tono. De hecho lo está. Los traidores y vendidos, por las esquinas acechan y peor que los que lo son, son aquellos que se hacen así sin darse cuenta. Cencerros y botarates que aún no sabiendo siquiera leer (te regalan los libros que no entienden), siquiera son capeces de entender lo que se les dice y hacen gala del mismo conocimiento que tienen los “pollos sin cabeza”.

Los laboratorios (entiéndase como laboratorio el sitio de labor, que es su acepción originaria), se convierten en auténticos infiernos en los que lo único que te queda es apretar machos y aguantar o entrar armado con un rifle de pulsos y hacer una escabechina (cosa esta que no contemplo).

Para la gente inteligente, existen otras vías (no todo es blanco o negro). Otras vías que si bien tienen menos que ver con la casquería son igualmente contundentes. Si bien es cierto que conllevan una inversión pecuniaria y temporal de gran magnitud.

Es por estas razones que me veo en la obligación moral – y hasta formal – de informar a los lectores que me retiro de la actividad que vengo desarrollando en Mundo Desconocido.

Sin otro particular, reciban (todos) un amistoso abrazo.

Atte.

Javier Pérez Nieto.