La infiltración masónica del Vaticano, según los rastafaris.

Posted on 25 noviembre, 2009 by CAR.
Categories: curiosidades, Poder en la Sombra.

Mientras leía una biografía de Bob Marley, titulada “Catch a fire: the life of Bob Marley”, escrita por el periodista musical Timothy White, tropecé con unos párrafos que no tienen desperdicio. En ellos, White relata la visión que tienen los rastafaris sobre el vaticano y la masonería, considerando al primero completamente infiltrado por la segunda . Por más estrafalarias que nos puedan parecer las creencias rastafaris, su visión sobre la hermandad y el Vaticano es interesante desde el punto de vista, de que se trata de un culto (el rastafariano) con las mismas raíces mitológicas (judío-cristianas) que el catolicismo, pero con la diferencia de que los rastafaris buscan liberarse de un sistema político y económico, impuesto por el hombre blanco, que oprime al hombre negro, y más concretamente, al del tercer mundo, algo evidente, pero obviado por el catolicismo, y que dota al análisis social de los rastafaris de una mayor profundidad. A continuación reproducimos dichos párrafos.

(…) Los escarmentados veteranos rastas recordaban a los antiguos y ritualistas masones (en los 33 grados no desconocidos para los miembros comunes) como fieros paganos cuya fe oculta emanaba de su creencia en que Salomón extrajo sus poderes no de dios, sino de Hiram Abiff, el criminal arquitecto del Templo de Jerusalén, de quien se decía que había renunciado al favor del “Todopoderoso” a cambio del de una oscura trinidad centrada en Baal, deidad de los semitas. Ante los ojos de muchos de los rastas, era la arrogante conjura de Hiram Abiff, y no ninguno de los pecados de Salomón, lo que impulsó a dios a destruir el Templo, del mismo modo en que anteriormente echara abajo la torre de Babel erigida por masones. Y el papado (¡que osó condonar la invasión de Etiopía por Mussolini!), infestado por masones, se acabaría debido a la falta de honestidad de la logia P2. Semejantes acontecimientos modernos revelaban que el Vaticano era “el nombre oculto” o “la gran Babilonia”. (más…)