Los orígenes mitológicos del cristianismo.

Posted on 23 noviembre, 2009 by CAR.
Categories: curiosidades, Fraudes.

Una prueba importante de que el cristianismo es un culto basado en mitos (personajes e historias que nunca ocurrieron) la encontramos al analizar el nombre, del que esta religión considera como su “mesías”, es decir, Jesucristo.

Al indagar en las raíces etimológicas de este nombre nos encontramos con alguna sorpresa, que durante muchos siglos se ha tratado de ocultar en las sociedades occidentales. Según Louis Jacolliot << Todos estos nombres de Jesús, Jeosuah, Josías, Josué, etc., proceden de las palabras sánscritas Zeus y Jezeus, la primera de las cuales significa “el ser supremo” y la otra “la esencia divina”. Es más, estos nombres no sólo eran comunes entre los judíos, sino que podían ser encontrados por todo Oriente>>.

Los seguidores de Krisna le adoraban gritándole “Jeye” o “Iue”, que tienen las mismas raíces sánscritas que “Jesús” o “Yahve”. Incluso en el santuario de Delfos, en Grecia, las letras “IE” se aplicaron al dios Apolo, para calificarlo como el salvador. Algo similar sucede con el título “Cristo”, cuyo origen lingüístico lo podemos encontrar nuevamente en “Krisna”. Ambas palabras fueron unidas en una sola en el primer concilio de Nicea, en 325, antes de lo cual era totalmente desconocida la denominación “Jesucristo”.

Las representaciones del Jesús cristiano tampoco fueron originales y estaban inspiradas en cultos anteriores.

Los primeros cristianos representaban a Jesús como un dios pastor, portando un cordero, exactamente igual que lo hicieron los adoradores del dios egipcio Osiris o del dios griego Hermes. Tampoco es original de los cristianos, la imagen del crucificado, que al principio la repudiaban por sus orígenes paganos, hasta que finalmente fue adoptada como imagen oficial en el siglo VII. Con anterioridad a la aparición del cristianismo, podemos encontrar en diversos templos de la India, unas imágenes de Krisna muy similares al crucificado, en las que muy bien podrían haberse inspirado los cristianos para representar a su dios. También anterior al cristianismo, es la imagen del dios griego Orfeo crucificado en un ancla.

Existen otra serie de elementos pertenecientes a la religión cristiana como Lucifer, el Grial, el Apocalipsis o la Trinidad, cuyo origen es fácilmente localizable en la mitología de diversas culturas de la Antigüedad, anteriores al cristianismo. Lo mismo ocurre con las ceremonias religiosas de la eucaristía, el bautismo o la transustanciación que se celebraban muchos siglos antes del cristianismo.

Igual que el Nuevo Testamento, las escrituras consideradas sagradas por judíos y cristianos (La Biblia o Torá), también están basadas en mitos y leyendas pertenecientes a culturas anteriores, pero de eso ya hablaremos otro día.