Las piedras Blandas

Posted on 4 agosto, 2009 by Administrator.
Categories: Enigmas.

Consideraciones sobre el extraño sistema de construcción en el Neolítico y Calcolítico.

 En mis recientes viajes al noroeste de Francia, visité unas interesantes zonas situadas en Carnac y Locmariaquer en las que había gran cantidad de Dólmenes y Menhires que corresponden según la arqueología a las épocas Neolíticas y Calcolíticas. En las mencionadas zonas existen numerosos alineamientos de Menhires y construcciones Dolmen.

 Sobre estas construcciones y su utilidad existen numerosas teorías mas o menos razonables, pero hay un punto que me intrigaba especialmente, ¿Cómo transportaban menhires de hasta 280 Toneladas y 20 Metros de Altura? Si tenemos en cuenta que el transporte se realizaba en ocasiones desde varios Kilómetros.

 Bien, ahora utilizaremos la lógica, supongamos que para levantar el Dolmen llamado el Gran Menhir de Locmariaquer de 180 toneladas y 20 metros de altura que nos da un perímetro aproximado de 50 Metros sobre el que los hombres del neolítico debían agarrar para elevar posteriormente.

 Si, además sabemos que el peso del Hombre que vivió en aquella época era de unos 55 Kg. y 160 cm. de Altura a lo sumo, podemos suponer que el agarre del mencionado por cada individuo requería unos 45 cm. de aquel perímetro, vemos rápidamente que un máximo de entre 110 y 130 hombres debían realizar la primera alzada, nos da un total aproximado de 2350 Kg. que debían levantar por persona en un primer esfuerzo, a eso si sumamos que debido a su peso, su fuerza debía ser netamente inferior a la del Hombre actual que supera en 20 Cm. de altura y en 25 Kg. de peso al de aquellos tiempos.

 Pero ¿Cómo lo hicieron?, incluso si suponemos que manejaron la Palanca, el esfuerzo de aquellos hombres debía estar muy por encima de sus posibilidades, y por si fuera poco el handicap expuesto, debemos añadir que aquellas comunidades no estaban compuestas de miles de miembros, a lo sumo varios cientos.

 Después de Visitar las tierras galas, descubrí lo que a mi juicio desvela el misterio de tales construcciones.

 La roca que habla

 Recuerdo que en mis pequeñas excursiones por aquellos parajes cercanos a Carnac, visité los llamados alineamientos de Petit Ménec, un precioso recorrido por aquel pequeño bosque en el que después de recorrer un estrecho sendero entre numerosa vegetación aparecen a un lado y a otro de aquella senda grandes piedras que debido al reducido numero de personas que visitan la zona, te permiten admirar las piedras de manera mas minuciosa.

 En una primera observación, no vi. nada de particular en aquellas piedras graníticas, pero recuerdo como al acercarme a las siguientes, tuve la sensación de que una idea estaba a punto de surgir en mi mente.

Una de aquellas rocas parecía que había sido “construida” mas que transportada, pero ¿Cómo llegue a aquella conclusión?, la piedra estaba resquebrajada en bloques de un tamaño aproximado, era como si hubiesen sido capaces de “disolver” las piedras dejándolas en un estado plástico para luego y después de moldearlas entorno a una roca inferior aumentar el volumen de esta primera con el tamaño deseado, es como si nosotros utilizásemos arcilla en bloques de entre 25 y 40 cm. de diámetro que después de juntásemos para aumentar su volumen con pequeñas piezas hasta darle el tamaño deseado.

 

En el Menhir superior se observa el efecto de plastificación de bloques y posterior “pegado” al conjunto

 

De ese modo de resolvía el problema del transporte, pasando de mover 2 Toneladas de una sola vez, a mover pequeños bloques de entre 20 Kg y 30 Kg en muchas ocasiones.

 Pero que más pruebas se pueden observar para demostrar la verosimilitud del mencionado sistema.

 Recordé las misteriosas fotos de la fortaleza inca de sacsahuaman en Perú, donde numerosos bloques de piedra de formas irregulares se unen perfectamente para construir los muros de la fortaleza.

  

La formación de la muralla, se asemeja en gran medida a “La piedra que habla”

 

Asombroso parecido en las dos fotos superiores correspondientes a Sacsahuaman con la forma resquebrajada producida por los menhires cerca de Carnac (Francia)

 

Esta formación incaica, está tan perfectamente “ensamblada” que según cuentan aquellos que las visitan, no es posible insertar una cuchilla de afeitar entre el ensamblaje de los bloques.

 Pero sigamos sobre la teoría de la plastificación de la piedra, según cuentan las viejas leyendas incas, los dioses otorgaron a los Incas dos plantas con las que podrían construir aquellos enormes templos. La primera de ellas era la planta de la Coca que les proporcionaría mucha mas fuerza y vitalidad para ejecutar las arduas labores de edificación y otra planta de increíbles propiedades que permitía reblandecer la piedra dejándolas a modo de una sustancia pastosa y moldeable.

 De hecho, y como prueba de la mencionada plastificación en la cultura incaica, me remito a los estudios que efectuó el Padre Lira, un misionero que (más…)