El Ku Klux Klan, los Templarios, la masonería y Vodafone.

Posted on 12 mayo, 2009 by CAR.
Categories: curiosidades, Poder en la Sombra, Símbolos Místicos en Logos.

¿Qué relación existe entre estás cuatro entidades, en principio, tan heterogéneas?
Empecemos hablando del Ku Klux Kan (KKK).
El emblema de esta organización racista, xenófoba y violenta creada en Estados Unidos, hacia mediados del siglo XIX, tras la guerra de secesión, consiste en una cruz blanca de ocho puntas (cruz octogonal) sobre fondo rojo, con una gota de sangre (supuestamente la sangre de Cristo derramada por los hombres, para redimirles de sus “pecados”) en el centro de la cruz.

Emblemas similares fueron utilizados, 800 años antes, por ordenes religiosas cristianas como los caballeros Templarios o los Hospitalarios. Estas ordenes religiosas surgieron, tras la 1ª cruzada (siglo XII), cuando las naciones cristianas lograron poner bajo su domino Jerusalén. Tanto Templarios como Hospitalarios juramentaron defender, si fuera preciso hasta con su propia sangre, Jerusalén y en concreto el lugar sagrado sobre el que se erigía el Templo de Salomón (de ahí el sentido de la gota de sangre).

El templo de Salomón es de gran importancia para la masonería, pues ésta ve en la Construcción de aquél, los orígenes de sus doctrinas, y a su arquitecto, Hiram Abiff, como el padre fundador de las mismas. Es importante destacar que en la época del Rey Salomón no se practicaba un judaísmo ortodoxo, sino que esta creencia religiosa se combinaba con cultos y rituales propios del Antiguo Egipto y de Sumeria, hoy practicados por la masonería. Así pues los masones se consideran herederos de los antiguos caballeros medievales y, como ellos, se juramentan defender con su sangre el Templo de Salomón y lo que este representa. Esta es la razón de que la masonería haya adoptado muchos de los símbolos propios de estas ordenes religiosas medievales.

Ahora veamos los vínculos entre el KKK y la masonería.
El KKK se fundó en Estados Unidos, en 1865, después de la guerra de secesión, y ya abolida la esclavitud. Según algunos investigadores, muchos de sus miembros fundadores eran masones, entre ellos destaca Albert Pike. Albert Pike, prestigioso abogado y militar, fue Soberano Gran Comendador del rito escocés de la masonería estadounidense, cargo que ejerció durante 32 años. Otro día analizaremos los objetivos ocultos que movían al KKK, a modo de adelanto, diremos que uno de ellos sería el de extender el miedo y el terror entre la población negra, que acababa de obtener su liberación, con el objetivo de frenar sus demandas y mantenerles como mano de obra barata.

El parecido que existe entre la gota de sangre del emblema del KKK (de origen templario) y el logo de una de las multinacionales más poderosas de la telefonía móvil es indudable, del mismo modo ocurre con otras grandes multinacionales, cuyos logos coinciden con la simbología masónica y que ya hemos analizado en otras ocasiones, unas multinacionales, cuyos principales fines no son precisamente “filantrópicos”, sino única y exclusivamente económicos y a consecuencia de los cuales se están derramando muchas gotas de sangre en todo el mundo.
Un ejemplo de esto último, es el actual conflicto del Congo, desatado por las multinacionales de telecomunicaciones, para hacerse con el control de las minas de Coltán, mineral necesario para a fabricación de teléfonos móviles.