La imposición del culto al toro y cual es su significado.

Posted on 24 abril, 2009 by CAR.
Categories: Control social, Dioses, Poder en la Sombra.

En Mundo Desconocido, siempre hemos tenido especial interés por conocer y hacer público quiénes son los que verdaderamente mueven los hilos de esta sociedad esclavista y cuál es su sistema de creencias, pues pensamos que la única forma de derrotar al enemigo es conociéndole bien, como recomienda el estratega militar Sun Tzu.

Hoy día, en la sociedad española está muy extendido el simbolismo del toro, veamos que ha significado a lo largo de la historia de la humanidad dicho símbolo.

Según la mitología griega, Zeus, el padre del resto de los dioses, adoptó la forma de un bello toro con el objetivo de seducir a Europa, de la que se había enamorado. Un día paseando ésta entre los toros de su padre, se acercó a uno para acariciarle, al ver que era manso, se subió sobre su lomo, momento que el toro aprovechó para echar a correr hacia el mar, y atavesándolo, conducir a Europa hasta Creta, donde le reveló su auténtica identidad, la del dios Zeus.

Es por ello que el toro es una de las representaciones de Zeus, el cual tiene como antecedente al dios egipcio Amón-Ra o “Gran Dios” y como sus herederos, a Jupiter, en la mitología romana, y a Yahvé, en la  judeo-cristiana. Dioses que, en el fondo, representan a uno mismo, y que han sido y son adorados por grupos esotéricos, en sus diferentes manifestaciones (Ra, Zeus, Jupiter o Yahvé).

Hoy día, el símbolo del toro ha sido adoptado por diferentes grupos financieros de todo el mundo como emblema. En España, cabe destacar al grupo Caja España, cuyo logo es un toro blanco como el que raptó a Europa.

Es importante destacar, como el culto al toro se ha impuesto de forma inconsciente a millones de personas en toda España, las que inocentemente han decorado sus automóviles colocando la pegatina de un toro en la parte trasera de los mismos, sin darse cuenta que lo que estaban haciendo en realidad era cumplir los deseos de quienes mueven los hilos, quienes han logrado que millones de personas en todo el mundo rindan culto a sus diose, sin ser consciente de ello.