Prohibir sin medida es alejar la cultura

Posted on 25 julio, 2007 by Administrator.
Categories: Control social, Fraudes.

Una de mis mas gratas aficiones es el visitar el rico elenco artístico y monumental de la península Ibérica, mas concretamente de España, son muchas las culturas que pasaron por estas tierras y muy rica la herencia que aquellos lejanos pueblos han dejado a su paso. Celtas, Iberos, Fenicios, Cartagineses, Romanos, Visigodos, Musulmanes, Vascones, asimismo, el cristianismo desde el siglo VII hasta nuestros días ha edificado numerosas catedrales, monasterios, ermitas, iglesias y basílicas que muestran todo el arco iris arquitectónico europeo, desde el prerrománico hasta el renacentista; que decir de los palacios, castillos y fortalezas milenarias que inundan nuestra geografía…. y si hablamos de los pintores, escultores y artistas de toda índole que desde hace mas de 1500 años han adornado la tierra de Iberia.

De un tiempo a esta parte, he podido constatar para mi lamento, que se ha comenzado una dura campaña de dificultar el acceso a esta cultura en España, ya sea cobrando donde no se cobraba, prohibiendo donde no se prohibía, incorporar tasas impositivas donde no existían y especular con el merchandising y los libros monográficos monumentalitas poniéndoles unos precios abusivos limitando de este modo que la cultura y el saber sea de acceso popular, limitándose a visitas turísticas dejando la parte cultural en un anecdotario.

Es fácil entrar en una catedral y tener que sacar una entrada cargada de obligaciones y pocos derechos, no fotos, no videos, no tocar, no hablar, vestir decorosamente… etc… si ya era hace años impensable pagar por ver el patrimonio nacional que mantenemos con nuestros impuestos, ahora es imposible tirar una foto sin flash a algún interesante detalle de un capitel, un cuadro o alguna estatua sin que un mercenario con pinta de gorila y pagado con nuestros impuestos se nos acerque corriendo para incoarnos en voz alta diciéndonos que esta totalmente prohibido inmortalizar con tu cámara absolutamente nada, y si lo quieres… pues ya sabes, a pagar en el quiosco que mantienen en las instalaciones para adquirir algún libro ilustrado que seguramente para su redactado e ilustrado se han ayudado de algún tipo de subvención del ministerio de cultura, también pagado con nuestros impuestos.

Resulta gracioso que en no pocos monumentos la indicación de no efectuar fotos se encuentra dentro de las instalaciones, de este modo es imposible poder prever si deseas acceder o no por las restricciones impuestas, asimismo, se imponen los famosos arcos magnéticos y los rayos X que te fisgan haber si en tu pequeña mochila tienes algún tipo de arma nuclear o misil crucero, aumentando con ello la incomodidad de pagar para que te incordien constantemente.

Resulta curioso ver en algunos casos como en ciertos sitios abiertos, tales como plazas religiosas, cementerios, claustros, etc, te prohíben la utilización de trípodes, reconozco que esto solo me ocurrió en Italia, otro país que es fácil esclavizar quizás debido a su carácter latino y del que seguramente importaremos esta idea… en ocasiones me resulta gracioso después de ver como el Mercenario Gorila de cualquiera de las compañías que alquilan carne para proteger al de siempre y lo de siempre suele seguirte ya que pareces prestar mas atención que los demás a ciertos detalles y encima luces una imponente cámara que no haces mas que toquetear, te persiguen por las estancias, avisan de tu presencia por los walkies a sus compañeros y te miran con recelo y desafió, esperando a que tu cámara haga “click” para poder decirte… ¡Prohibido…!.

En Francia, por el contrario, puedes hacer fotos, grabar en video y si lo deseas hacer bocetos de su patrimonio sin restricción alguna, esta actitud te genera confianza y respeto de sus bienes, así como de su entorno.

Pero, la pregunta es ¿por que?, es solo por el dinero, es solo para recaudar o hay un fondo de impedir el análisis objetivo de ciertos conocimientos plasmados en piedra, lienzo o tapiz, efectivamente, es un poco de todo, es como que la cultura fuese solo un flash visual y anecdótico del que mejor no indagar…

Nadie protesta… todos acatan

nadie se cuestiona…todos asumen

nadie se ofende…todos obedecen

¿Borregos?

Recuerde esto la próxima vez que abra su cartera para ver algún tipo de monumento u obra artística.